Hoy para todos ya es común ver y pasar por algún filtro con cualquier cantidad de herramientas principalmente electrónicas para la medición de temperatura (uno de los principales síntomas de COVID19) que entre otros nos permite hacerlo de una manera muy sencilla, fácil y hasta siendo muy ecuánimes de una forma muy poco invasiva, y nos referimos a los termómetros infrarrojos y a las cámaras térmicas o infrarrojas.

Detrás de estas medidas de seguridad existen un par de mitos popularizados principalmente por las redes sociales y la ignorancia de las personas desinformadas acerca de las tecnologías de uso medico e industrial, el primero es que estos termómetros o cámaras térmicas “emiten radiación” y el segundo es que si son apuntados a la frente matan neuronas dentro de nuestro cerebro, lo cual, es un completo error y a continuación te explicamos por qué.

Anuncios
  • ¿Por qué utilizar electrónicos para medir la temperatura de forma no invasiva o de contacto nulo?

Esta necesidad surge principalmente en la industria en donde se necesita realizar mediciones de temperaturas de las maquinarias sin tener que exponer a las personas encargadas de ello, adicional esta medida de protección también trata de la posibilidad de acceder a ubicaciones específicas para tomar estas lecturas de temperatura dependiendo incluso de los materiales de que están compuestas las partes a medir, para ello fueron creados los Termómetros Infrarrojos o Pirómetros, que con el paso del tiempo se fueron adaptando versiones para el campo médico que permitieron realizar dichas mediciones a las personas de una forma no arriesgada de contagios o por lo crítico del estado físico del paciente, mismo caso para las cámaras que con pequeñas variantes de orden de fabricación como la posibilidad de tener una interfaz gráfica también consideran otras aplicaciones más orientadas a la seguridad física de la industria de la transformación y de protección patrimonial como la llamada Seguridad Electrónica. 

Bueno pues comencemos a explicar cómo funcionan y por qué no son dañinos para la salud de las personas.

  • ¿Cómo funcionan y que miden?

En realidad estos dispositivos están conformados por un sensor de algún material compuesto de vanadio, silicio, germanio o algún otro semiconductor que tenga la propiedad de mayor sensibilidad a los cambios de temperatura, por lo que debemos entender que “captan o perciben” la radiación Infrarroja que emiten los cuerpos y que el ojo humano no puede percibir porque están por debajo de la longitud de onda del color rojo dentro del espectro electromagnético, es decir, no lo vemos pero todos los cuerpos en sus diferentes temperaturas irradian esta misma energía en forma de ondas invisibles, y de ahí entonces que conociendo esta longitud de onda que varía entre mas alta o baja sea la temperatura de un cuerpo medido es que la electrónica de estos artefactos realiza los cálculos matemáticos para calcular la temperatura de un objeto o persona y mostrarlo después en un display o cualquier otro medio gráfico.

  • ¿Irradian algún tipo de energía, y esta es dañina?

NO, rotundamente no, en realidad los sensores solamente captan esa energía en forma de ondas de la región a donde son dirigidos y a una cierta cercanía y la convierten en impulsos eléctricos muy pequeños, así los cálculos para su funcionamiento son obtenidos y luego después más bien generan dicha información gráficamente para que la interpretemos. Cabe señalar que algunos equipos cuentan con un láser que tampoco es dañino dada la cantidad de vatios de su potencia y son solamente para dar una ubicación más aproximada de lo que medirá el sensor térmico.

  • ¿Por qué se apunta a la frente?

Tiene un par de razones:

  1. La cercanía con nuestro cerebro, ya que el cerebro es el que detona cualquier reacción a esta, por ende, es considerado como una de las mejores regiones para tomarla.
  2. Al no contar con tanto vello capilar y ser de fácil acceso para realizar la medición.
Anuncios

Por otro lado hay una forma un tanto más avanzada y más costosa a la vez para medir la temperatura, y son las cámaras de Termografía, y estas a pesar de utilizar el mismo principio que los termómetros o pirómetros infrarrojos, utilizan una electrónica, programación y procesamiento de información aun más avanzados, dado que además de percibir la temperatura dentro de la escena que mira el sensor térmico, adicional también realizan la detección de los rostros y sobre ellos solamente calculan tal temperatura, aquí hablamos de AI (Inteligencia Artificial) aplicada a la vida diaria y en beneficio de los seres humanos. 

No cabe duda que el COVID 19 ha dejado mucho de qué hablar, pero más bien nos ayuda también a de una manera ahora necesaria a enterarnos de todas las implicaciones tecnológicas con las que ya vivimos aun sin darnos cuenta.

Escrito por:zeromagazinemx

Deja un comentario