La identidad de género es la percepción intrínseca de una persona de ser hombre, mujer o alguna alternativa de género.

Las personas transgéneros perciben estar en un cuerpo equivocado, ya que se sienten del sexo opuesto al biológico. Cuando esta incongruencia entre identidad de género y el fenotipo físico del sexo asignado, genera varias manifestaciones como angustia, ansiedad y malestar persistente, se denomina disforia de género. Se estima que el 0,4%- 1.3% de la población mundial experimentan distintos grados de Disforia de Género, no todas las personas con disforia de género tienen las mismas necesidades, por lo que la evaluación del objetivo personal para lograr bienestar es muy importante. Todas las intervenciones médicas conllevan riesgos, por lo que, la comprensión de éstos últimos, la adherencia y el manejo por profesionales capacitados los minimizar problemas a la salud física y psicológica.

Una de las necesidades más comunes es tener una apariencia del género con el que se identifica la persona, que puede ayudar el tratamiento hormonal que es un tratamiento médico endocrinológico que facilita la transición logrando bloquear las hormonas de nacimiento para dar un tratamiento sustitutivo del género deseado femenino o masculino, que difiere según la edad y etapa del desarrollo de la persona.

Conforme avanza la edad de la persona que tiene disforia de género empeora el rechazo hacia su cuerpo por la aparición de los caracteres sexuales secundarios del sexo no deseado, por eso mismo el inicio de la terapia hormonal cruzada, debiera ser después de los 16 años y de forma escalonada, postergando hasta después de los 18 años los tratamientos definitivos e irreversibles. En el adulto, se puede iniciar terapia hormonal con diagnóstico confirmado y consentimiento informado, donde está desglosado los riesgos y beneficios del tratamiento.

Anuncios

En México al cumplir la mayoría de edad, cualquier persona puede iniciar tratamiento hormonal. En caso de contar con consentimiento de padres y asentimiento de paciente se puede iniciar tratamiento hormonal a partir de los 16 años con una evaluación psicológica previa donde un profesional certifique que la persona esta apta para iniciar dicho tratamiento, también se tiene que hacer un seguimiento posterior al inicio del tratamiento por salud mental y acompañamiento de la transición. 

El tiempo recomendado del uso de estos tratamientos son para mujeres trans hasta los 55 años y los hombres trans hasta los 65 años. 

La probabilidad de un evento adverso grave depende de la automedicación, dosis, vías de administración y características clínicas individuales, como la edad, comorbilidad, antecedentes familiares, hábitos etc.

Anuncios
  • HORMOMIZACIÓN FEMINIZANTE

El tratamiento tiene como objetivo reducir las características sexuales del sexo biológico e inducir las del género deseado (Endocrine Society, 2009). 

Los cambios pueden variar desde rasgos corporales ambiguos (andróginos), hasta un grado máximo de feminización que muchas veces este es el anhelo más grande de la persona.

Entre los efectos que se esperan durante el tratamiento son:  

  • Redistribución de la grasa corporal
  • Disminución de la masa muscular/fuerza
  • Suavización de la piel/disminución de la oleosidad
  • Disminución de la libido
  • Disminución de las erecciones espontáneas
  • Disfunción sexual masculina
  • Crecimiento mamario
  • Disminución del volumen testicular
  • Disminución de producción de esperma
  • Disminución del crecimiento del vello terminal
  • Calvicie de patrón masculino
  • Cambios en la voz

Estos cambios ocurren aproximadamente durante los primeros 3-6 meses con terapia dual (estrógenos y antiandrógenos) y el máximo se logra cercano a los 2 años, son aproximados ya que cada persona puede reaccionar distinto a los tratamientos. Muchas veces ya iniciada la hormonización surgen patologías agudas o subagudas, intercurrentes que contraindican transitoriamente la hormonización, por lo que, el seguimiento es clave para mantener una salud óptima.

Anuncios
  • HORMONIZACIÓN MASCULINIZANTE

El tratamiento tiene como objetivo reducir las características sexuales del sexo biológico e inducir las del género deseado (Endocrine Society, 2009).

Los cambios son más sencillos de conseguir y más visibles que en la hormonización feminizante, Los primeros cambios suelen verse en 2 a 3 meses de iniciado el tratamiento.

Entre los efectos que se esperan durante el tratamiento son:  

  • Oleosidad piel/acné
  • Crecimiento del vello facial / corporal
  • Alopecia androgénica
  • Aumento de la masa muscular / fuerza
  • Redistribución de la grasa corporal
  • Cese de las menstruaciones
  • Aumento del clítoris
  • Atrofia vaginal
  • Profundización de la voz
Anuncios

En México se cuenta con la Clínica Especializada Condesa, que ofrece algunos servicios para la población trans:

  • Terapia hormonal.
  • Detección oportuna de VIH y otras ITS.
  • Acceso a tratamiento.

Todos sus servicios son gratuitos, en un ambiente de calidad, calidez y respeto a los derechos humanos.

Escrito por:zeromagazinemx

Deja un comentario