La fibromialgia fue reconocida en 1992 por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y organizaciones médicas internacionales como una patología de reumatismo no articular, que se caracteriza por un cuadro de dolor musculoesquelético crónico y generalizado de origen desconocido, sin que existan otras patologías o alteraciones que lo expliquen.

El 12 de mayo fue designado Día Internacional de la Fibromialgia y el síndrome de Fatiga Crónica en homenaje a la fecha de nacimiento de Florence Nightingale. Este día se conmemora con el objetivo de concienciar a la población acerca de estas enfermedades que padecen entre el 3% y el 6% de la población mundial.

Afecta mayormente a las mujeres. Como es la causa más frecuente de dolor musculoesquelético generalizado y crónico, genera un “círculo vicioso” negativo que paulatinamente afecta todas las áreas de desempeño de la persona, incluyendo aspectos muy importantes para la formación de una persona como lo son aspectos laborales, aspectos sociales y aspectos familiares.

En la actualidad no existen estudios de imagen o de laboratorio que sirvan para diagnosticar la enfermedad, pero existen estudios que se postulan como marcadores objetivos de diagnóstico en la fibromialgia: sumación temporal del dolor, flujo sanguíneo cerebral, variabilidad de la tasa cardíaca y parámetros del sueño, su diagnóstico es con base a signos y síntomas característicos.

Anuncios

También existen agentes que pueden desencadenar la enfermedad pero que no son la causa, se puede tener una predisposición previa para presentar una serie de alteraciones en su sistema de regulación del estrés y del dolor como también situaciones de estrés prolongado, traumatismos y cirugías. 

Se tienen registros y datos que pueden indicar que se produce por alteraciones de los neurotransmisores del sistema nervioso, que son una variedad de sustancias encargadas de comunicarse con las neuronas y llevar a cabo procesos fisiológicos importantes dentro del cuerpo para mantenerlo en un equilibrio, cuando existe lo contrario un desequilibrio de estas sustancias se desencadenan manifestaciones clínicas de esta enfermedad como:

  • Exceso de estimulación del sistema autónomo (encargado de controlar acciones involuntarias) es el principal causante de los dolores de cabeza, problemas intestinales y mareo.
  • Deficiencia en la serotonina que es un neurotransmisor que está muy relacionado con los estados de ánimo.
  • Deficiencia de la norepinefrina neurotransmisor pero también actúa como hormona encargada de varias funciones como la vigila, la motivación y el estrés. 
  • La alteración de las vías de modulación del dolor que es la principal causa del dolor generalizado musculoesquelético.

También tienen un problema en el sistema nociceptivo que es un componente del sistema sensorial somestésico que tiene la función de regular el dolor y saber porque vías mandar esas señales dolorosas al cerebro.

Anuncios

Al tener alterada la percepción que tienen hacia estímulos sensoriales como el calor, el frío, vibraciones, presiones, electricidad, etc. pueden causar a las 2 alteraciones clínicas muy comunes que son la Alodinia y la Hiperalgesia.

  • Alodinia: Es un tipo de dolor raro, causado por algo que normalmente no causaría dolor como por ejemplo: el hacer una presión suave en la mano, un roce sobre la piel.
  • Hiperalgesia: Respuesta incrementada a estímulos normalmente dolorosos como por ejemplo: pinchar la piel con la cabeza de una aguja que es un estímulo poco doloroso pero que se sienta un dolor excesivo. 

Un mito muy grande sobre esta enfermedad es que se trata de un trastorno psicológico o psiquiátrico, lo que debe quedar claro es que al ser un dolor crónico afecta al estado de anímico que causan síntomas ansioso depresivos, falta de concentración, pérdida de interés  que pueden llegar a afectar relaciones familiares, sociales y laborales y por ello se necesite el apoyo psicológico.

Escrito por:zeromagazinemx

Deja un comentario