¿POR QUÉ ME SIENTO TAN TRISTE DESPUÉS DEL PARTO?

Según la Organización Mundial de la Salud, la depresión es uno de los trastornos que ocasiona mayor discapacidad en el mundo y se considera actualmente la principal causa de discapacidad en las mujeres. En México, al igual que en otros países, la depresión es más frecuente en las mujeres que en los hombres, con cifras de 10.4% y 5.4%. Los factores de riesgo se incrementan durante el periodo reproductivo.

Por ello, muchos países se han dado cuenta de la importancia que tiene prestarle atención a la salud mental de las madres durante el embarazo como parte del protocolo de salud. Se estima que por lo menos, entre 13% y 15% de las madres padece de depresión posparto, por lo que es muy común.

La depresión posparto es una enfermedad mental grave que involucra al cerebro y afecta tu salud física y conductual, además de los vínculos afectivos con tu bebé.

El embarazo y el parto pueden generar un alto impacto emocional, sobre todo el primer concepto, debido a la idealización social que se va formando sobre la maternidad como un estado de “felicidad, goce y satisfacción”, lo anterior dificulta la validación de sentimientos contrarios a la alegría que se espera. Las madres se ven muy sometidas por la presión social que se les genera y al no cumplir lo que socialmente se dice que “está bien” o “deberían hacer o sentir” puede ser un factor potencial para provocar este trastorno.

Durante el padecimiento del mismo, por lo general, hay confusión, culpabilidad e incapacidad para atender las necesidades del recién nacido, es entendible sentirse diferente después de dar a luz, pues ahora se encuentran con una nueva vida que depende totalmente, en este caso, específicamente de la madre, lo cual genera una modificación de prioridades, tiempo e incluso actividades. La sintomatología puede presentarse a partir de los 3 primeros meses con: insomnio, baja autoestima, cansancio, llanto incontrolable, arrepentimiento (te cuestionas a ti misma sobre tu capacidad para ser madre), dificultad para relacionarte con tu bebé, sentir incapacidad para cuidarlo, entre otros.

Anuncios

Realmente no existe una sola causa de la depresión posparto, pero las cuestiones físicas y emocionales pueden contribuir. Después del parto, hay una caída en los niveles de hormonas como el estrógeno y progesterona en el cuerpo, esto puede generar la depresión posparto. Otras hormonas producidas por la glándula tiroidea también pueden bajar bruscamente sin esperarlo, lo que puede provocar que sientas cansancio, pereza y tristeza.

Si cuentas con antecedentes de depresión, especialmente la depresión posparto, consulta con el médico si estás planeando quedar embarazada o tan pronto como descubras que estás embarazada. Ya que, si no se trata a tiempo, puede dar lugar a un efecto más prolongado y tóxico sobre la relación entre la madre y el bebé, además sobre el desarrollo psicológico, social y educativo del niño o incluso puede haber una fractura con la pareja.

Anuncios

Deja un comentario