KYU: REINVENTANDO LOS SABORES DE ASIA

Hace unos días tuve la oportunidad de visitar KYU México, un restaurante de fusión asiática y mexicana, ubicado en Polanco.

Lo primero que noté y tal vez sea en lo que más me fijo en estos días, es en la estricta implementación de las medidas de sanidad, cosa que debo agradecer, pues pude comer con total tranquilidad.

Al llegar, la hostess pide el elevador para que no tengas que tocarlo, todo el personal porta cubrebocas y mantiene la sana distancia, al sentarte sanitizan la mesa frente a ti para que estés seguro que lo hicieron, limpian los baños después de cada uso y cuentan con tecnología para que lo único que toques sean tus cubiertos, y tus alimentos, además cada gabinete de la terraza está separado con mamparas de acrílico y en el caso de las mesas, cuentan con suficiente separación una de otra. 

Lo siguiente que me llamó la atención, fue la decoración, una terraza con techo retráctil, obras de arte de Andrew Antonaccio, el balance entre zonas luminosas y oscuras, crea un ambiente sofisticado y cozy, donde podrías pasar horas olvidándote el tiempo y disfrutando sus platillos. Hablando de Platillos… a lo que nos truje.

KYU hace referencia al Barbe – “KYU” y a Yakini – “KYU” (Parrilladas), creando una combinación entre las parrilladas asiáticas y estadounidenses, logrando recetas fusionadas por el Chef Lewis e inspiradas en sus viajes y preparadas a la leña.

Contrario al orden natural de la cocina, comenzaré con el postre, y es que sin duda fue la estrella de esa tarde, un Smore’s Cake de chocolate oscuro, acompañado de una bola de helado de plátano y bourbon, con malvavisco flameado en la parte superior. Sin duda fue mi platillo favorito, aunque es muy subjetivo pues lo mío lo mío, son los postres, y acompañado de un café americano, hicieron la combinación perfecta para mi obeso paladar.

Mi segundo platillo favorito fueron los Soft Shell Baos, unos suaves panecitos al vapor rellenos de jaiba, aunque se disputan el lugar con las deliciosas Gyozas de Cerdo con hongos Shiitake y una Salsa Ponzu de Trufa, que si no fuera por mi adicción al azúcar, estarían en primer lugar.

Anuncios

Podría seguir en la lista, el Merlo Rostizado, acompañado de frijoles blancos estofados en sake y puré de cilantro. El merlo está rostizado con una mezcla secreta que incluye anís y lo aromatiza de una forma única.

Ok, repito que esta lista es muy subjetiva pues se basa en mis gustos personales, no quiere decir que entre más debajo de la lista estén, los platillos sean menos deliciosos, pero vamos, no soy un gran fan de las verduras ni la mayonesa (ya sé, soy un fenómeno que no ama la mayonesa), y por eso estos dos platillos se encuentran al último de mi lista, pero si a ustedes les gustan las verduras y la mayonesa, estoy seguro que serán sus platillos favoritos.

Y es que a pesar de no ser un amante de las verduras, disfruté cada bocado de la Coliflor Rostizada, y es que el queso de cabra le da un sabor bastante agradable, además de la vinagreta de hierbas y shishito, que en combinación deja un buen sabor de boca.

Ahora si, el platillo por el cual me van a linchar al no haberlo disfrutado tanto a causa de mi disgusto con la mayonesa…se llama Krispy Spicy, son unos bocados de arroz frito, coronados por mayonesa con wasabi, tartar de hamachi y unas rebanadas de chile serrano, si ustedes al igual que mis amigos, son amantes de la mayonesa, lo van a amar.

Anuncios

Ahora pasemos a las bebidas, que junto a los postres, se han convertido en mis favoritos de KYU. Primero probé el Wynwood Mule, un cóctel elaborado con jarabe de piña ahumada que ellos mismos producen, Vodka Ketel One, lima, amargo de angostura y cerveza de jengibre. El segundo fue Raging Geisha, elaborado con Etiqueta negra, Licor St. Germain, albahaca thai fresca y pepino macerado. Ambos deliciosos y refrescantes, pero si tuviera que elegir uno… me quedo con el Wynewood Mule, y es que el sabor de la piña le da el dulzor que tanto me gusta.

He de admitir que no es un lugar barato para comer, pero si lo que quieres es lucirte en una cita, una reunión de negocios o simplemente darte un gusto porque lo mereces, es una excelente opción. El costo promedio por platillo es de $250.00 (mx) así que una comida completa y satisfactoria te saldrá en unos $1,000.00 / $1,500.00 (mx), aunque la mayoría de los platillos están hechos para compartir.

Se encuentran ubicados en Goldsmith 66, Polanco III Sección, Del. Miguel Hidalgo, puedes reservar al 55-8848-3496, también cuentan con servicio para llevar y los puedes encontrar en Rappi

Deja un comentario