PROBLEMAS PSICOLOGICOS A CAUSA DE LA ESCLAVITUD INFANTIL

El trabajo infantil en México afecta a millones, se estima que por lo menos 3.3 millones de niños sufren por ello. Según datos de la INEGI la cifra representa el 11.3% de la población mexicana, edades que oscilan entre 5 y 17 años, lo más preocupante es que sigue en aumento.

El 16 de abril se Conmemora el Día Mundial Contra La Esclavitud. Surge a partir del asesinato en 1995 de Iqbal Masih, un niño pakistán de 12 años, a los 4 años fue vendido por su padre a una fábrica, ya que a su familia le faltaba dinero para la boda de uno de los hijos mayores. El pequeño fue esclavizado y obligado a trabajar por 10 años. Tiempo después logró huir para convertirse en un activista que luchó por los derechos de la infancia, consiguió cerrar empresas que explotaban a menores, así que recibió premios internacionales por mejorar las condiciones de vida de muchos niños. Sin embargo, a los 12 años mientras iba de regreso a casa, le arrebataron la vida.

Parece que este tipo de problemáticas son invisibles para la sociedad, pero es una realidad en varios países. Mucho tiene que ver la cultura y por supuesto, la familia, pues es el núcleo encargado de proporcionar protección, de ayudar a que el niño o niña crezca en un ambiente sano, apoyando de manera afectiva, moral y materialmente en el proceso educativo, ya que es el primer medio donde el niño o la niña recibe información sobre cómo es el exterior, se establecen normas o reglas de lo que está bien o no, pero cuando el núcleo primario no le proporciona esto durante la infancia, pueden ocurrir una serie de desbalances emocionales, entre otros.

La explotación infantil no solo tiene que ver con la forma de trabajo infantil, también hay otros tipos de explotación como el matrimonio forzoso. La mayor parte de las víctimas de matrimonios forzosos son niñas y este tipo de matrimonio ha sido calificado como un tipo de esclavitud moderna.

Anuncios

Eventualmente, va a provocar distintas consecuencias psicológicas, además de alejarlos de la escuela y el hogar, los induce a madurar de forma prematura al perder su infancia, se ven obligados a tomar responsabilidades y actitudes de adulto, son propensos a crecer con baja autoestima, poca empatía, alta predisposición a la violencia y un deficiente desarrollo de habilidades sociales. Este tipo de niños son tan vulnerables al sufrir situaciones psicosociales, trastornos del comportamiento y conductas antisociales

Como ciudadanos nos corresponde darle visibilidad a este tema, por una infancia sana y lejos de la trata de menores y la esclavitud infantil.

Deja un comentario