FAROL 116: EL ROCK VUELVE A NUESTROS OÍDOS

Recuerdo que cercana a la primera década del 2000 escuchaba en todos lados a bandas como Zoé, Volovan, Jumbo… iba en la prepa y el pop rock nacional llenaba las radios y bares de la ciudad, incluso recuerdo ser fiel oyente de la ahora extinta estación Órbita FM, donde se dio a conocer Dildo, ahora DLD. 

Anuncios

Lejanos parecen esos años, y aunque no me niego al perreo, se agradece que nazcan nuevas bandas con géneros diferentes, que no busquen hacer música por fama si no porque les apasiona, sin importar el género que esté de moda. Tal es el caso de Farol 116, una banda originaria de Puebla, que me llena de nostalgia al escucharlos y me recuerda mis años de prepa…(no son tan lejanos…¿o si?).

Rodrigo, platícame como empezaste con la música

RODRIGO DE FAROL 116: Desde chico. Entré clases desde chiquito, ya sabes como los 9 o 10 años. Comencé a tocar armónica y después comencé a tomar clases de piano. Me gustó, pero siempre era como un hobby. Luego, me clavé en empezar a aprender guitarra y pues, me gustaban muchas cosas.  No sé, se me despertó ese rollo pero siempre fue como hobby. Me gusta jammear y así. Después, por aires del destino, caí con otra bandita de covers y de ahí, me volví bajista. Les faltaba uno y les dije ¡Va! ¡Yo me apunto! 

Anuncios

Años después, tocaba en un barsito algunos covers y, con el tiempo, me encontré con Daniel y el baterista Marco, que ya conocía a Daniel y se armaban los jams así de impro, que fluyan. De ahí, me dijeron: “oye, por cierto, pues yo tengo unas rolitas…” y “me dijo un compa que si tocamos en su cumpleaños”, y de ahí se empezó a mover ¿ya sabes?

Y esa es mi historia. 

Ahora, cuéntame la tuya Daniel. 

DANIEL DE FAROL 116: Lo voy a resumir (ríe).

De chiquito, también me metieron mis papás en el rollo de la música con clases de melódica, violín y demás. La verdad, no me clavé con nada. Como a los 10, me clavé con la guitarra por dos o tres años y luego lo dejé completamente. De los 12 a los 18, no hice absolutamente nada de música. Siempre fui muy fan de la música y me clavé mucho. 

Me considero alguien que puede encontrar gusto en cualquier género, soy súper abierto. Me molestan muchos géneros y algunos tipos de cosas, pero dentro de todo, sí me considero un poco melómano en ese sentido. No solo me gusta el rock o cierto género. Entonces, me estuve alimentando de eso y, como los 18, naturalmente dejé de estudiar psicología y me puse a tocar guitarra todos los días. De ahí, salió mi primera canción.

Después, entré a estudiar Música. En el intermedio en el que deje Psicología y entré Música, empezamos a tocar nosotros. Nuestros jams eran venir a tocar, a tomar chelas, a  improvisar todo el día. Un día dijimos “Deberíamos de ir al estudio y grabar “Rollercoaster”, que fue nuestro primer sencillo y fue la primera canción que escribí. Así empezamos a tocar, como de relajo y demás, entre algunos cuates. Después, se nos presentó la oportunidad de tocar con un buen productor aquí en Puebla y empezamos a trabajar con él. Eso nos motivó muchísimo y nos llevó a hacer los seis sencillos que pudimos grabar y lanzar el año pasado.

¿Cómo se conocen entre ustedes? 

RODRIGO, FAROL 116: Yo conocí a Richard desde siempre. Fuimos al mismo colegio pero no eramos de la misma generación, así que nos conocíamos más o menos. Y Richard era muy amigo de un amigo en común. Entonces, nos conocemos desde chiquitos, pero nada en el aspecto musical. 

Luego, en la prepa, yo conocí a Marco, el baterista. Y yo ya jammeaba con Marco, y después de algunos momentos, él me llevó a una bandilla. Entramos, yo de bajista y él de bataco. Y cuando se armó un consurso en la Uni, ahí tocábamos pero, ahí estaba siempre Marco, ¿ya sabes?

Y luego Marco, no sé por qué te conoció a ti. 

Anuncios

DANIEL: Yo conocí a Marco en la Uni, también. Por desmadre, la neta. 

RODRIGO: Todos fuimos a la Uni, aquí en Puebla.  

DANIEL: Todos fuimos a la misma uni, a la UDLAP de Cholula. Yo con Marcos sí me empecé a llevar por la música. Después le dije: “Yo toco la guitarra”, el me dijo: “Yo toco la batería” y nos empezamos a juntar él y yo a tocar, a jammear y, de repente, invitamos a Iñigo y, un día, empezamos a jammear los 3. Un día, mi hermano agarró el microfono y se puso a cantar algunas canciones que teníamos… Está extraño. Como que aún no me queda claro en qué momento dijimos ¡Somos una banda! y Vamos a sacar nuestras rolas, porque empezó como jams. 

Y digo, éramos una banda. No nos nombrámos nosotros, sino que nos nombró un cuate.  Nos dijo: “Ustedes tienen cara de banda” y sí, la verdad, sí tenemos una banda, ya éramos una banda y ya era mi banda. 

¿Por qué se llaman FAROL 116?

DANIEL: Es el lugar en donde empezamos a jammear. Ese lugar que vio nacer el proyecto.

¿Era un bar?

RODRIGO: No, es una sala de ensayos en una casa. Es un spot en donde estaba la bataca y ahí se armaba todo. Al principio, ensayábamos todos los domigos. Y eran jamingos. Entonces, nos reuníamos todos los domingos y estaba este trío. Estaba el domingo de bajón… Que si la cruda, el domingo de bajón… y estábamos todo el día acá.  

Nos llamábamos Domingo de bajón. La primera vez que tocamos con la banda, tocamos Rollercoaster. Éramos Domingo de bajón y como que no pegó el nombre (ríe). De hecho, Domingo de bajón terminó siendo el nombre de una de nuestras canciones. 

Por eso, nos quedamos con Farol 116. 

Anuncios

¿Cuáles son sus influencias?

RODRIGO: Yo diría… mucho rock argentino. Nos han relacionado con Soda, también como  Hombres G, que es español… pero nos han dicho mucho que sonamos como Hombres G sobre todo por “Lo que no sentí” y dicen “Suena como Hombres G o Caifanes” etcétera. 

Nosotros nos influenciamos por Soda Stereo, ellos nos gustan a todos…

DANIEL: Tenemos varios gustos en común que a todos nos encantan, varias bandas gringas que nos gustan… 

RODRIGO: Si, como Kings of Leon. Hemos tocado muchos covers de esas bandas y eso influenció, de alguna manera, el desarrollo de las canciones, ¿sabes? Independientemente de la letra, el mismo sonido como que agarraba cierto diseño de covers que nos gustaba de Kings of León o de Soda Stereo

DANIEL: La verdad es que a cada rato nos obsesionamos con alguna banda, con algún concepto o algún grupo de canciones, algún mood y componemos con base en eso. Mas bien, cada canción se inspira en una sola cosa. Pero, lo que le da diversidad a la banda es que cada uno de nosotros está muy clavado en su propio rollo y son muy diferentes.

Por ejemplo, Íñigo es super fan del rock de los 60’s…

RODRIGO: A mí me gustan Los Beatles… 

DANIEL: Yo soy variado, diverso. Me puede gustar la música de los años 50’s y de las big bands, jazz, blues y de repente me gusta el rap, el rock de los 80’s… no sé, como que voy cambiando todo el tiempo. 

Anuncios

A Marco, nuestro baterista, le gusta mucho el metal por la batería, le gusta el punk… y a mí me gusta mucho el rap, el hip-hop y Richard, bueno… es una super mezcla de todo. Es el que le da ese flow. Yo creo que… es como Brandon Flowers. Está como en ese mood

Entonces… nos complementamos muy bien.


¿Qué los motiva a crear música y a tocar? 

DANIEL: Bueno, hay que hacer algo. Siento que somos personas que, de alguna forma, tenemos algo que decir, por lo que hemos vivido y lo que no. Entendemos algunas cosas de cierta forma, que nos gustaría compartirla. A veces es difícil la vida, y mucha gente no lo reconoce y no lo acepta. 

Muchas veces todo lo que se promociona es lo contrario, ¿no? Estar feliz, estar bien… y eso es una mentira. Eso no es natural. Eso a mí me motiva, en particular, el querer llegar a tener voz y poder decir cosas y que te escuchen más personas. Igualmente, subirte a tocar un escenario es un momento en el que nadie ni nada te  prepara, simplemente te toca y ahí eres muy feliz, ahí es muy fácil hacer feliz.

RODRIGO: Si, yo también lo creo. Esto lo que más me gusta y, seguir haciéndolo y cada vez ser mejor, encontrar cosas nuevas o probar cosas nuevas, porque siempre tiene que haber algo más. 

Siento que nosotros conectamos bien. Siempre ha salido el jam y eso es lo que más nos gusta o al menos, eso es lo que más me gusta.  Independiente del crear música, ya que estamos todos reunidos, ahí pegándole, eso te motiva a seguir.

¿Qué opinaron sus familiares en el momento en el que desean dedicarse a la música?

RODRIGO: Yo me gradué y empecé a chambear antes y sigo chambeando. Estudié Comunicación, al igual que Marco. Entonces empezamos a chambear en diferentes cosas, diferentes proyectos.  Para mí, lo ideal sería que pueda hcer música nada más, ¿sabes? Mientras sucede, sigo chambeando, independientemente de que sí me gusta chambear. Y he recibido buen apoyo. 

DANIEL: Hemos recibido buen apoyo. Íñigo siempre ha sido de tocar muchos instrumentos y siempre lo han apoyado.

Anuncios

RODRIGO: También mis jefes, si me están leyendo pues… ¡saludos! (ríe) Siempre me han apoyado en esto, a mis hermanos igual y yo fui el que me agarré a de ahí y nunca me faltó apoyo en la música. He descuidado un poco la otra parte y hasta ahorita, todo cool. 

DANIEL: La verdad tenemos muy buen apoyo por todos, desde amigos y familia. En mi casa, todos son felices. Desde que decidí dedicarme a la música, todos me dijeron “Adelante”.  Mi papá, la primera vez que dije “voy a estudiar música”, me dijo que no se necesitaba un diploma para ser músico y no entendió, en el momento, cuánto aprendes en la carrera de Música.  Pero ahora, nos apoya, escucha nuestra música y da opiniones bastante concretas y está de nuestro lado, por decirlo así.  

Digo, cada quien tiene su opinión y te vas enfrentando a topes pero, realmente, tenemos bastante apoyo. 

RODRIGO: Si, bastante. Todos lo tenemos. 

¿Por qué hacer rock, cuando es un momento en el que todos los músicos que están emergiendo o que están siendo populares en este momento son de pop-urbano o reggaetton, etc?

DANIEL: Yo lo acabo de hablar muy claro con una revista y, de hecho, lo entendí más que nunca. On my words, hay gente que quiere escuchar esto y va a seguir este camino. Es precisamente esto: todo el mundo está viendo hacia el mismo lugar, todo el mundo quiere agarrar la misma mina de oro y todos quieren comer del mismo pastel, cuando no se dan cuenta que hay muchísima gente que está lista para dar y consumir otro rollo completamente. 

La gente escucha lo que le pones, y nosotros somos el claro ejemplo de que la gente que nos nos conoce y nos escucha dicen: “¡no manches!, ustedes me regresan a tal época”, “oye, hace años que no escucho algo asi”, “oye, ¡que padre!, esto ya no estaba sonando”. 

No sé. Sí somos súper anticuados, en muchas formas. Somos una banda muy retro, pero vamos a seguir experimentando y ampliando nuestras posibilidades y todo mientras que, al mismo tiempo,  hay mucha gente que extraña la música en vivo, que extraña una banda, que extraña vocales, guitarra, batería, bajo. Hay mucha gente a la que le gusta eso y por eso está jalando muchísimo. No es por eso que lo hacemos, pero sí esta jalando un poco este rollo vintage y lo que se considera así. Ahí estamos nosotros. 

Anuncios

Si existen personas a las que les gusta esto y  hay gente que lo hace muy bien. Nosotros queremos pertenecer a ese segmento de la industria musical que, aquí en México y la neta en el mundo, está súper descuidado y el público está muy hambriento.

¿Cómo se inspiran para crear música?

RODRIGO: Viene de diferentes maneras, no hay un solo camino. Muchas veces es una manera de sacar ciertas cosas, puede ser algo bueno o malo que traigas o que toques un jam o tú con tu guitarra o con un pedazo de papel y unas letras, puedes sacar algo, ¿sabes? Entonces, muchas veces es sacarlo, desligarte de ciertas cosas. Es crear lo que te gustaría oír. Muchas veces llegamos y decímos “estaría bueno que dijéramos esto…” y “que ahora suene así el bajo “y luego Danny le pone más acordes y, no sé… siempre pensamos “estaría padre que existiera esto. Bueno, pues hay que hacerlo”

DANIEL: Sí, cien por ciento de acuerdo. Una cosa súper clave que me dijo Íñigo una vez fue  puedes intentar hacer una canción y puedes hacer una buena canción, pero en nuestro caso, ha sido más como cuando te despiertas y dices hoy voy a hacer una canción sí o sí, porque es lo que quiero hacer hoy.  Es raro. Yo quisiera que me pasara todos los días y no, obviamente no es así. 

No sé qué pueda hacer para lograrlo, por eso a veces me llega la cruda, a veces me llegan momentos muy felices, momentos muy tristes; pero creo que es eso, esa curiosidad que viene desde dentro de querer sacar algo y es una manera muy placentera y satisfactoria de hacerlo. Solo debes mantenerte alerta y, en el momento en el que sientas que quieres escribir una rola, solo hazlo. Yo no me voy a dormir hasta que lo hago. Así es cómo programo mi mente. 

El otro día lo hicimos así. Llegó Íñigo a las siete y dijimos “no nos vamos hasta que lo acabemos” y nos quedamos hasta la 1:30 o 2. Nos quedamos allí, pero acabamos. Esa es la actitud, creo.

Anuncios

¿Cómo es hacer música en Puebla? Muchas veces, en la Ciudad de México es muy fácil llegar a ciertos medios, escenarios, etcétera. ¿Cómo es en Puebla? ¿Es difícil porque es un público más conservador?

DANIEL: Está muy chingón porque no hay nada, literal, de bandas de rock en Puebla que yo conozca, solo que se estén armando. Somos muy poquitos, se cuentan con los dedos de la mano. Hay mucho mercado. Por lo mismo que te digo, hay poca gente haciéndolo y mucha gente que lo quiere, pero hay ciertas limitantes. Digo, es más barato todo pero te sale más caro todo poque, al final, llegas a poca gente. 

En el DF, el tema de los contactos está muy cañón por como se mueve todo tan fácil y tan rápido, y aquí si existen esos 100, 150 o 200 kilometros que nos separan y son una gran diferencia.  

RODRIGO: Sobre todo, en el tema de grabar, es un problema grabar fuera de Puebla, ¿sabes? Ahí dices la neta queremos un sonido así, y nos dicen pues hay un estudio que puede lograr esto con este productor pero hay que ir al DF. En ese caso, todo cuesta. Osea el DF está cerca, pero estaría más cool que estuviera aquí a 10 minutitos. 

Anuncios

Eso puede representar un problema. En el rollo de tocar, nos tocó hacerlo un breve tiempo, ya sabes, antes del COVID. Lo padre de haber tocado aquí en Puebla, lo hicimos en un par de toquines, fue justo eso: todo estuvo cerca, todo en cortito, llegó la gente, hubo expectativa, se llenó el lugar, se llenó la barra, todo el mundo loquísimo, echamos un buen relajo, la pasamos bien… Entonces, por eso nos ha ido bien con la gente.

DANIEL: Nos movimos en Puebla entre un círculo diferente al que escucha rock. Nos pusimos a tocar en el centro en un antro, el Desierto, que es donde se escucha rock en Puebla, y nosotros nos fuimos a un foro súper icónico en los 2000 en Cholula e hicimos un super show ahí. 

Fueron casi 80 personas y no cabía una más, todos sudando y así, porque estaba encerradísimo, super cool. Fue gente que no escucha rock y no está en esa onda. Veías al güey al que le mama nuestra música, el que no nos conoce pero le gusta mucho el rock; diferente a lo que le gusta escuchar a un güey que quiere ir al antro.

Estaba ahí un parque todo hippie en Cholula, todos fumando y estuvo muy cool. Llevmos eso, ¿sabes?, una parte de la esencia del rock es el desmadre, esa falta de organización y control y lo vivimos un poquito en los shows. 

RODRIGO: Siempre. Siempre vivimos en el desmadre

¿Qué es lo que más extrañan de presentarse en vivo?

RODRIGO: Yo creo que es el relajo. El que está toda la gente, la banda coreando una rola, aunque sea un cover, ¿sabes? De repente, empiezas a tocar una canción, ni la anuncias y, empieza una canción y todo el mundo ya está brincando emocionado. Esa energía, que la gente ya la está pidiendo, es lo más padre.

DANIEL: Para mí, es lo que hablábamos hace rato. Cuando estas allá arriba,  no estas. Es difícil estar con tu consciente arriba. Son demasiadas cosas y es una combinación de estímulos en poco tiempo: la gente grita, canta y ya.  Se acaba todo y debes regresar otra vez arriba.

Ahorita, tenemos mucha saciedad porque no tocamos tanto. Empezamos a tocar y nos cayó el COVID.

Anuncios

Hablando del COVID, ¿cuáles son sus planes próximos?

DANIEL: Vacunarnos (ríe).

RODRIGO: Ahorita, ha sido todo un rollo, sin poderse mover en toquines o shows. Es más complicado llegarle a gente nueva, sobre todo. Hemos intentado movernos en redes sociales, tratando de que le llegue la música a la gente.

DANIEL: Somos una banda que aprendió a operar en COVID, porque empezamos a operar en COVID. Oficialmente empezamos el 14 de febrero, un mes antes de la pandemia. Entonces, debemos aprender a subir los números, a hacer cosas de otra manera porque, de una forma, somos pioneros en lo que estamos haciendo… osea, en el marketing digital de una banda, como haces una banda popular por Instagram, por Facebook y nada más; en lugar de ir a tocar en lugares. Afortunadamente, se nos han abierto mucho las puertas, como ustedes que, por cierto, muchas gracias por la invitación; o todos esos foros virtuales que han hecho conciertos, que han hecho streamings que nos invitan… pues, es la única manera. Estamos super agradecidos que exista una manera. 

Imagínate que hubiera sido hace veinte años. No puedes. 

¿Qué es lo que los ha hecho sentir más orgullosos? Sabemos que llevan 1 año oficialmente pero su trayectoria es desde tiempo atrás. ¿Qué es lo que los ha hecho sentir más orgullosos en estos momentos?

DANIEL: A mí me encantan los comentarios de la gente que no te conoce. De los que ve algo y dice “¡wow! estoy impresionado”, “ van a llegar súper lejos”, aunque fuera un ¡wow! desanimado, estaría súper agradecido.  Son más las palabras que te dan esa confianza de decir si hay gente que escucha esto, si hay gente que escucha nuestra música y, simplemente, hay que encontrarlos. ¿Cómo? No sé. 

Puede estar en chino pero el chiste es encontrar.  Si tengo que ir tocando timbres para preguntar “oye, ¿te gusta el rock? ¿Sí? Bueno, escucha esto”. Algo podemos hacer. 

Eso es, neta, lo que me ha hecho sentir más orgulloso, ¿sabes? Ese reconocimiento ajeno. Está bien que alguien que no te conozca, que no sabe quien eres y que te diga “Oye, me gusta tu música” 

¿Y a ti, Rodrigo?

RODRIGO: Yo creo que igual. Va por ese rollo. 

Yo creo que fue cuando nos ví consolidados como banda. Cuando me di cuenta que ya eramos una bandita real. Y no real en forma de ya tienes una canción publicada y una foto bien padre. O sea, no. Mas bien fue cuando ya hubo un par de toquines

Creo que es cosa de todos los días. El estar con la banda y eso, me hace decir ya lo logramos. Nos quedan muchas canciones por hacer pero, si ahorita, se quedan esas rolas grabadas y guardadas por toda la eternidad, eso ya es un orgullo. 

Están guardadas para siempre, ¿sabes? 

Anuncios

DANIEL: Tenemos ahorita unas 6 canciones grabadas completamente. Mientras las estábamos trabajando, murió nuestro productor. Falleció en octubre mientras grabando un álbum. Fue un golpe muy duro y nos estamos levantando. 

El tema es que tenemos 6 canciones nuevas que no se han publicado aún y vamos a comenzar a publicar sencillos en los próximos meses. 

Te compartimos el Instagram de Farol 116, para que sigas todos sus pasos y estés al pendiente de sus próximos éxitos.

Instagram: @farol116

Deja un comentario