salud

ESCUCHA A TU ESTÓMAGO Y DESCUBRE SI TIENES COLITIS NERVIOSA.

Enamoramiento, nervios, alegría y miedo son algunas de las emociones que podemos sentir y reconocer a través de nuestro estómago, pero en ocasiones pueden ser tan intensas que el cuerpo reacciona y aparece un problema de salud: la colitis.

Por: Victoria Medina.

Anuncios

Existen muchos tipos de colitis, dependiendo cual sea la causa que genera los síntomas, cuando es resultado de nuestras emociones recibe el nombre de colitis nerviosa. En este tipo de padecimiento una parte fundamental del tratamiento es el manejo de las emociones, pues son estas las que pueden agravar el problema y aumentar el malestar que se siente.

Muchos malestares físicos se han relacionado con disgustos emocionales, y no es de extrañar que la colitis nerviosa sea una de las formas que tiene el cuerpo de llamar la atención de que hay una emoción que no está siendo atendida. En otras palabras, dejar de lado nuestras emociones en lugar de enfrentarlas, no solamente afecta nuestra salud mental, sino la física también, pues el cuerpo busca la manera de obligarnos a atender todos los aspectos de la vida y estar en un equilibrio saludable.

Anuncios

La colitis se puede definir como un trastorno digestivo generado por la inflamación del intestino grueso que ocasiona un malestar abdominal y alteraciones en la forma y frecuencia de las evacuaciones –que alterna entre el estreñimiento y la diarrea–. Con este padecimiento se afecta la función del intestino, ocasionando problemas tanto en la motilidad como en la sensibilidad, que pueden estar presentes de forma crónica o aguda y transitoria.

No hay causa exacta definida asociada a la colitis nerviosa, pero se ha visto que existe una fuerte relación entre lo físico y lo psicológico, cobrando importancia la personalidad del paciente y su forma de enfrentar sus emociones. Es así que para garantizar un mejor tratamiento debería incluirse un asesoramiento psicológico que ayude a identificar los aspectos emocionales que detonan la enfermedad.

Todos respondemos de diferente manera ante las exigencias de la vida, por lo que la asesoría psicológica ayudará a identificar como la personalidad del paciente interviene en el desarrollo de los síntomas de la colitis nerviosa, además de brindar herramientas para mejorar el manejo del estrés y la ansiedad. Esto, debido a que se ha visto que es más probable desarrollar la enfermedad cuando el paciente es inflexible, moralmente rígido, y con habilidades sociales pobres o limitadas.

Anuncios

Pero, ¿a qué se debe esta relación entre las emociones y la salud intestinal? Esta relación se atribuye al llamado eje intestino-cerebro, cuya interacción e intervención se ha denominado como un “segundo cerebro” por las conexiones que se han descubierto con mediadores bioquímicos, como hormonas y neurotransmisores, que modifican la respuesta intestinal como respuesta a ciertos estímulos emocionales. Diversos estudios han demostrado cómo el estrés modifica la salud intestinal, al producir una mayor liberación de hormonas inflamatorias y la activación de sistemas que activan los síntomas de la colitis.

Entonces, cuando se enfrenta una situación de estrés que no se sabe lidiar con ella, los receptores en el tracto intestinal se activan y se liberan hormonas y neurotransmisores que provocan síntomas como la inflamación, el dolor y los cambios en las evacuaciones. Estos síntomas pueden ser tratados con medicamentos, pero ante cada situación que genere estrés es probable que se sigan presentando si no se aprende a lidiar con estas emociones.

Anuncios

Por eso, si detectas que cada vez que te enfrentas a una situación intensa que te genera estrés o ansiedad tu cuerpo reacciona con una severa inflamación abdominal, así como problemas de estreñimiento que alterna con diarrea –que generalmente mejoran al resolverse dicha situación–, lo mejor es una intervención multidisciplinaria con ayuda médica y psicológica.

Aprender a escuchar tu cuerpo, en este caso a tu estómago, te ayudará a detectar la causa que origina los síntomas y poder intervenir de manera más efectiva. Acudir al psicólogo para aprender a manejar las emociones que ocasionan tu colitis nerviosa podría ser el extra que necesitan los medicamentos recetados por tu médico para tener un mejor resultado y controlar la frecuencia e intensidad de las crisis.

Bibliografía

Farfán, L. (2016). Asesoría combinada (médico-psicólogo clínico), según el modelo integrativo focalizado en la personalidad para pacientes con diagnóstico de colitis nerviosa. Revista de la Sociedad Ecuatoriana de Asesoramiento y Psicoterapia Integrativa, [pp. 33-55].

Gómez-Eguílaz, M., Ramón-Trapero, J. L., Pérez-Martínez, L., & Blanco, J. R. (2019). El eje microbiota-intestino-cerebro y sus grandes proyecciones. Rev Neurol, 68(3).

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: