psicología

SINDROME DEL CUIDADOR

Este síndrome surge en personas que desempeñan el rol de “cuidador” principal de una persona en situaciones de dependencia. Se caracteriza por un agotamiento tanto físico como mental, con un cuadro parecido al estrés laboral o “Burnout”.

Anuncios

Por: Olivia Rodriguez

De acuerdo con “psicología y mente” este síndrome se manifiesta en aquellos cuidadores a cargo de personas que requieren ayuda constante por presentar algún grado de alteración o deficiencia de orden neurológico o psiquiátrico, como por ejemplo algún tipo de demencia.

En la mayoría de los casos, la decisión de convertirse en cuidador suele sobrevenir impuesta por las circunstancias, sin que medie un proceso deliberado de toma de decisión. Por tanto, estas personas afrontan, de forma repentina, una situación nueva para la que no están preparados y que consume la mayor parte de su tiempo y energía, hasta el punto de llegar a convertirse en el centro de su vida.

Anuncios

Según estudios hechos a lo largo de los años, se han identificado tres componentes principales para identificar el SC: impacto del cuidado, carga interpersonal y expectativas de autoeficacia. Para ello, el instrumento de evaluación más usado es la “Entrevista de carga del cuidador”, prueba diseñada por Zarit y Zarit, en 1983, y que se ha validado en todo el mundo. Es una prueba psicométrica de calificación objetiva compuesta por 22 ítems, que evalúa la presencia o ausencia de éste, y mediante el análisis por cada uno de sus factores se pueden determinar las cualidades de la carga presente en el cuidador.

La vida del cuidador cambia radicalmente como consecuencia de la demanda requerida. Su nueva responsabilidad requiere una profunda transformación de su forma y calidad de vida, ya que, en general, nadie está preparado para vivir 24 horas al día con una persona (generalmente un familiar querido) que se deteriora día a día de forma progresiva. Esta situación generará muy probablemente profundas reacciones afectivas y emocionales: tristeza, tensión, ira, culpabilidad, frustración, desconcierto… que tan frecuentemente padecen quienes realizan estas funciones de tipo asistencial.

Anuncios

La clave esta en detectar la aparición de este síndrome y prevenirlo. Asumir la tarea de cuidar a otro, implica prepararse para ello. Desde adquirir capacidades para sus cuidados médicos como organizarse y repartir tareas con otras personas para evitar el sobrecargo de funciones, y por tanto, la ansiedad.

Cuando la experiencia de cuidar a otra persona se prolonga en el tiempo, una de las opciones más recomendables es intentar buscar apoyos y recursos externos para sobrellevar esta complicada situación. No siempre esta alternativa está a disposición del cuidador, pero hay que intentar pedir ayuda para evitar agudizar los trastornos emocionales que nos acarrea esta tarea.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: