Cultura Lifestyle

GUSTOS CULPOSOS, ¿POR QUÉ LOS TENEMOS?

La mayoría de las personas tenemos “gustos culposos”, ya sea por alguna canción, película, comida o inclusive un pasatiempo, pero alguna vez te has preguntado ¿por qué tenemos gustos culposos?

Anuncios

Por: Olivia Rodríguez.

Instagram: @Pao182_

De acuerdo con Darío Guajardo, psicólogo de la Universidad Autónoma de México, un gusto culposo también se le conoce como ambivalencia cognitiva y afectiva. “La primera es una discrepancia entre conductas de apapacho y de autocontrol: cuando la persona siente que está siendo indulgente consigo misma, siente culpa porque no está teniendo autocontrol en algo: comer en la dieta, echarse un cigarro cuando queremos dejarlo, comer a deshoras, etcétera.”

Por otra parte, la ambivalencia afectiva se refiere a lo que te hace sentir bien pero también está mal. Es importante destacar que existen personas que dicen sentir culpa por ciertas cosas, pero que en realidad no la sienten.

Anuncios

Cesar Mario Gómez, psicólogo humanista, define que, aunque un gusto o placer culposo pueda parecer una categoría sencilla y un poco burlona, como una especie de chiste colectivo en el que la gente participa, “también habría que remontarse a las construcciones sociales del desarrollo moral, que está vinculado al control de los placeres. También hay una parte social de cómo lo moral y la culpa influyen sobre eso que produce placer”.

También explica que en realidad estos gustos culposos son construcciones que se dan alrededor de productos de entretenimiento que se consideran de mal gusto. “Si me gusta una película o algo como placer culposo, tiene que ver con la sociología del gusto. Y es que básicamente el gusto se distribuye socialmente”.

Anuncios

En el libro “El sentido social del gusto”, Bourdieu dice que “…de todos los factores que actúan sobre el consumo cultural, el nivel cultural (medido por los diplomas otorgados) y el turismo parecen ser los más importantes”, lo que sustenta esa idea de que el buen gusto se relaciona con lo aristocrático, y el mal gusto con lo popular. Eso explicaría por qué algunas personas sienten que una banda poco conocida hacía mejor música en sus inicios que cuando comenzó a ser reconocida y “cambió su estilo de música, a un sonido más consumista”.

Anuncios

Para la profesora Robin Nabi, de la Universidad de California, los placeres culposos tienen tan mala reputación porque cuesta reconocer el gusto por ellos, pero podría traer algunos beneficios por el simple hecho de sentir menos vergüenza y culpa.

Considerando la opinión de varios autores, podríamos determinar que un gusto culposo no es más que un placer que por alguna u otra circunstancia social nos da vergüenza aceptar y reconocer públicamente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: