Lifestyle

¡Feliz día del padre, Freud!

Anuncios

Todo lo que no sabías, pero querías –y necesitabas– saber, sobre el complejo de Edipo. 

Photo by Laura Garcia on Pexels.com

Se dice que el primer amor de una niña es su padre, pero, ¿qué significa esto para la psicología? ¿Tendrá algún impacto en la vida adulta? La respuesta más común es escuchar “se casó con su papá” refiriéndose a las similitudes que encuentran entre la pareja sentimental y el padre, pero, ¿a qué se debe esto realmente?

Referente a esto, dentro de la psicología psicoanalítica de Sigmund Freud, podemos  mencionar el tan controversial Complejo de Edipo. 

Como un poco de historia, el complejo de Edipo recibe su nombre por la similitud que presenta con la obra griega del mismo nombre, en la que los padres reciben la profecía de que su hijo recién nacido está destinado a casarse con su madre y matar a su padre. En un intento por evitar este futuro, lo dan en adopción pero una serie de eventos desafortunados lo llevan al inevitable cumplimiento de la profecía. 

Para Sigmund Freud, este proceso es una vivencia normal que forma parte del desarrollo sexual durante la infancia, en la que el menor se siente atraído con un enamoramiento hacia el padre del sexo opuesto, idealizándolo; mientras que desarrolla un sentimiento de celos hacia el padre del mismo sexo. 

Sin embargo, esto no debe ser un estado permanente sino que debe tender a la desilusión, como parte de la comprensión de su imposibilidad, dando paso a la siguiente etapa de desarrollo.

Según Freud, cada etapa necesita ser resuelta antes de pasar a la siguiente, de lo contrario, podrían aparecer fijaciones en la vida adulta como resultado de la represión y no resolución. Y un complejo de Edipo pobremente resuelto, no es la excepción. 

Photo by Tatiana Syrikova on Pexels.com

¿Qué podría representar esto en la vida adulta? Como individuos, tenemos la necesidad del vínculo con nuestros padres, desarrollado mediante el contacto físico y emocional, en este caso con la figura paterna. Cuando esta necesidad no puede ser suplida durante la infancia, se buscará lograrlo durante a vida adulta.

Anuncios

Esta resolución durante la vida adulta se dará mediante la transferencia de los sentimientos que se tienen por el padre hacia la pareja. De ahí el dicho popular de “te casas con tu padre”, no porque tenga un deseo incestuoso, sino porque es la forma que se considera mejor para satisfacer los sentimientos que se tienen pero que no se lograron concretar en la etapa infantil.

Anuncios

De hecho, la figura del padre dictará los estándares (lo que se quiere y lo que no) que habrán de guiar la búsqueda de pareja como adultos. Cuando se tiene una idealización extrema de lo que el padre representa, se tendrán estándares exagerados hacia la pareja con ideales que se vuelven prácticamente imposibles de cumplir y obstaculizar la consolidación de una relación.

Por otro lado, la ausencia de una figura paterna durante la infancia, que impide la resolución del complejo de Edipo, puede tener como consecuencia una transferencia romántica en el objeto que logre sustituir la imagen deseada de lo que sería el padre.

Anuncios

Esto puede resultar en una búsqueda continua de esa figura que sustituya al padre, generando una marcada inestabilidad en las relaciones y que podría considerarse la causa de cambiar de pareja rápida y constantemente. Al haber sido una figura ausente, se busca en diferentes parejas lo que se necesita sin tener claro lo que es.

Photo by Lgh_9 on Pexels.com

También puede verse otro tipo de resolución, que cada vez está tomando más presencia en nuestra sociedad, y es las relaciones de mujeres jóvenes con hombres mayores. Esto es conocido con el término coloquial DILF.

Anuncios

Lo que típicamente se piensa de estas relaciones es que se basan en la capacidad adquisitiva de los hombres para deslumbrar a las jóvenes con sus regalos y atenciones. Sin embargo, va más allá del sexo o del dinero. 

Las mujeres que prefieren este tipo de relaciones suelen buscar la estabilidad, protección y cuidado que esperaban recibir de sus papás y no lograron obtener.

Anuncios

Una relación con un hombre maduro puede representar para la mujer joven la resolución del complejo de Edipo que no consiguió en su infancia, ya que la edad del hombre –e incluso que tengan hijos– les asegura que cumplirá con suplir sus necesidades con una personalidad formal y seria que no puede obtener de hombres de su edad.

Anuncios

Este es un breve resumen que abarca lo más básico del postulado de Freud sobre el complejo de Edipo y sus implicaciones en las relaciones románticas durante la vida adulta, buscando ampliar el conocimiento que se tiene sobre el tema. 

Anuncios

Sin embargo, es muy importante recordad que, en relación al comportamiento humano y su interacción con su entorno, nada puede –ni debe– ser generalizado.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: