Bienestar

Pérdida en aislamiento: cómo enfrentar el duelo en medio de la cuarentena

Anuncios

Muchas actividades se han puesto en pausa, pero algo que no puede esperar es el proceso de duelo.

La activación económica va avanzando, pero –tristemente- también el número de contagios y de decesos que se presentan en el país. El proceso de duelo ha tenido que modificarse, por lo que aquí te mencionamos los puntos más importantes para tener en cuenta.

Para empezar, es importante tener claro a qué nos referimos con duelo. Es una reacción normal que, al llevarse a cabo, permite mantener el equilibrio emocional al enfrentarse a una pérdida. Su importancia radica en poder asimilar la crisis y adaptarse a esta realidad, de modo que se pueda afrontar de nuevo la vida.

El duelo se presenta ante cualquier situación que signifique una pérdida significativa para el individuo. Durante esta pandemia, algunas de las crisis que se han experimentado son los despidos, cierre de negocios, rupturas de parejas, cancelación de graduaciones, entre otras. Sin embargo, quizá la más dolorosa y difícil que podríamos mencionar es la muerte de un ser amado.

El duelo por muerte, durante la época que estamos pasando es aún más complicado que antes, debido a las medidas de seguridad que las autoridades han implementado. Estas restricciones complican el contacto que es necesario para trabajar en la pérdida, ya que acciones como el tiempo para despedirse o el acompañamiento se ven limitadas.

Ante estas modificaciones, el proceso de duelo se puede ver afectado y será necesario encontrar nuevas herramientas para llevarlo a cabo. Hay muchas maneras de afrontar el duelo, y cada uno experimentará la pérdida según sus recursos personales para sobreponerse; sin embargo, todos deben trabajar en su duelo para poder hacer frente a la vida después de la pérdida.

Anuncios

Teniendo esto en cuenta, quizá sea la reducción o falta de acompañamiento durante la pérdida lo que más complica el duelo. La asistencia reducida que se permite y el corto tiempo que se tiene para despedirse hace mella en la aceptación que se da al compartir la emoción por la pérdida.

Este acompañamiento ahora tiene que ser a distancia, sin contacto físico. Sin embargo, es importante tener en cuenta que distanciamiento físico no es distanciamiento emocional, y que se puede acompañar usando la tecnología a nuestro alcance.

¿Por qué realizar una video llamada en un momento tan sensible? Una parte importante para lograr retomar la vida después de la pérdida es hablar de ella, del dolor y las emociones que esto produce. Una video llamada podría ayudar a disminuir la sensación de abandono, pues en esta se puede percibir también las expresiones no verbales y sentir que no se está sufriendo sólo.

Anuncios

Además del acompañamiento virtual, la sensación de que alguien sufre junto a ti, aunque no esté a tu lado por las disposiciones sanitarias, es importante mantener el contacto. Hablar y externar todas las emociones, sentimientos y pensamientos que se están experimentando mientras se atraviesa este proceso. Puede parecer difícil, pero también será liberador conocer que el dolor se comparte, que no eres el único que experimenta el duelo y, así, reforzar las relaciones que sirvan de apoyo durante el proceso.

Hablar abiertamente sobre las emociones que se están experimentando permite darles reconocimiento, lo que a su vez ayuda a afrontarlas y sobreponerse. Por muy complicado que sea, lo más sano será la aceptación de estas emociones y al ponerlas en palabras se logra pensar mejor en ellas, lo que permite reconocerlas y tratarlas como parte de la nueva realidad que se está viviendo.

Es cierto que no todos pueden verbalizar sus emociones durante una crisis, pero hay otras formas de expresarlas y que son igual de útiles y sanas. Por ejemplo, la realización de cartas dirigidas a quien nos hace falta. Escribir las emociones, así como todos los asuntos que se consideran pendientes por la repentina pérdida puede facilitar el cierre de estos.

Estas cartas pueden, o no, ser compartidas con los demás, de manera que puedan encontrar otra forma de compartir esas emociones que se quedaron en el tintero. Si se decide compartir los escritos, se puede conocer las emociones de los demás y conseguir apoyo y comprensión, pero siempre con respeto y tolerancia, ya que cada uno tiene sus propios recursos internos para enfrentar la pérdida.

El proceso de duelo es diferente en actitudes y tiempo para cada uno. Hay que ser tolerantes y respetar el proceso de cada quien, sin comparar ni minimizar el dolor propio ni el de los demás, sin exigir que sientan o dejen de sentir según nuestros recursos. Se trata de acompañarnos durante el proceso sin apresurar ni interferir en él.

Anuncios

Anteriormente, el servicio funerario realizado ayudaba al proceso de despedida, pero durante esta pandemia se han visto afectados por seguridad de los asistentes, dificultando el duelo. Una forma de sobrellevar esta situación es planear la realización de un servicio posterior a la pandemia. Externar todo lo que se hubiera querido hacer y cómo se podrá realizar una vez que las autoridades lo permitan; dará un sentimiento de cierre y despedida al duelo que se mantuvo en pausa.

Teniendo en cuenta esto, es importante respetar el tiempo que cada etapa del proceso pueda llevarle a cada uno de los que experimentan la pérdida. La mejor forma de empezar, es reconocer que la aceptación del dolor no se va a dar de un día para otro, y que eso está bien. No existe un modelo único perfecto para superar una pérdida, sino que cada persona tomará las acciones necesarias para conseguirlo, y a cada quien le tomará un camino, una tarea y un tiempo diferente.

Encontrar el camino hacia una nueva vida después de la pérdida no es algo inmediato, está lleno de pequeños pasos que afrontar para poder seguir adelante. Cada uno tendrá su propio reto, pero llevará al equilibrio necesario para continuar sin esa persona. Lo mejor es ser tolerantes y pacientes, con uno mismo y con los demás.

Apresurar el proceso no logrará que el dolor sea más corto, por el contrario, podría generar consecuencias peores al no vivir el duelo el tiempo necesario. Comprender esto permite no sobre exigir, sino apreciar cada etapa hasta encontrar de nuevo el ritmo de la vida.

Las pérdidas son parte de la vida, por lo que es importante aprender a lidiar con el dolor y vivir el proceso de duelo. Esto no es sencillo, pues no es algo que seguirá su curso hasta resolverse por sí mismo, es algo en lo que debemos trabajar para lograr afrontarlo.

Victoria Medina

Carmona, MJ. (2020). La pena compartida. Revista 21. Nº 1.042. Recuperado de https://repositorio.comillas.edu/xmlui/bitstream/handle/11531/46177/199375_R21_MAYO_WEB%20%281%29.pdf?sequence=-1&isAllowed=y

Serrano, S. (2020). Duelo y muerte en el contexto de Covid-19. Notas de coyuntura del CRIM, No. 7, UNAM. Recuperado de https://web.crim.unam.mx/sites/default/files/2020-05/crim_007_erendira-serrano-oswald_duelo-y-muerte-en-el-contexto-del-covid-19_06052020_0.pdf

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: