Bienestar Uncategorized

VENCÍ AL COVID-19 Y AHORA, ¿CÓMO ME RECUPERO?

¿Quieres saber más, sobre las secuelas del coronavirus? Aquí encontrarás las más comunes y cómo manejarlas para retomar lo antes posible tus actividades.

Sin duda, el ser hospitalizado por COVID-19 no es cosa sencilla, pues las personas se enfrentan a situaciones de estrés complicadas, si eres de los afortunados que ha podido volver a casa, hay retos que deberás afrontar, aquí te contamos cuales son y algunas recomendaciones que esperamos te sean de utilidad:

Es muy posible que te sientas fatigado, que realizar actividades cotidianas como levantarte de la cama, caminar hacia el baño y volver, te agoten, esto se debe a lo que se conoce como síndrome de reposo prolongado.

Anuncios

Esto es un deterioro que sufre el cuerpo ante la falta de actividad física, entre las complicaciones más comunes están la pérdida de masa muscular que se refleja en el peso, debilidad, fatiga, mala coordinación, rigidez articular, palpitaciones, tos, úlceras, etc.

Esto depende del tiempo de reposo y de los cuidados que se tuvieron durante esta etapa. Una vez que estés en casa, recuerda continuar con las medidas de seguridad, para ti y tu familia.

Necesitas permanecer en un lugar aislado, de preferencia que cuente con buena iluminación y ventilación, utilizar el cubrebocas todo el tiempo, aun estando dentro de casa, desinfectar regularmente con cloro (1 parte de cloro y 9 partes de agua) y mantener la sana distancia.

Anuncios

Ahora sí, empecemos, vas a necesitar objetos que tienes en casa, una silla que te permita apoyar bien los pies en el suelo con tus rodillas y tobillos estén en un ángulo de 90°, una mesita, botellas de plástico, una pelota o una almohada, también puedes escuchar música que te ayude a relajarte.

Recuerda que no es necesario que realices todos los ejercicios, debes detenerte si notas fatiga, dificultad para respirar, palpitaciones, tos, dolor o falta de aire, conforme vayas avanzando, podrás ir aumentando la cantidad de repeticiones y el peso.

Para iniciar, siéntate en la silla, apoya bien los pies en el suelo, separa la espalda del respaldo, trata de mantenerla recta.

1.- RESPIRACIÓN. Coloca una mano por debajo del pecho, esto te ayudará a sentir tu respiración, inhala durante 3 segundos por la nariz, mantén la respiración 3 segundos y suelta el aire durante 3 segundos más, (repite 3 veces).

  • Notarás como se mueve tu mano cuando infles el pecho.
  • Conforme vayas avanzando puedes sacar el aire como si quisieras inflar un globo, aumentar el tiempo que mantienes la respiración y el número de las repeticiones.
Anuncios

2.- RELAJAR EL CUELLO. Sentado en la silla, con la vista al frente, lleva lentamente tu cabeza hacia arriba, como si quisieras ver el techo, regresa a la posición inicial, haces una pequeña pausa y trata de llevar tu barbilla hacia el pecho (repite 5 veces).

Ahora voltea hacia tu lado derecho, como si quisieras alinear tu barbilla con tu hombro, regresa al centro, recuerda hacer una pausa y voltear hacia tu lado izquierdo, (repite 5 veces).

Por último, trata de tocar tu hombro con tu oreja, primero hacia el lado derecho, regresa al centro, haces una pequeña pausa y después haces lo mismo hacia el lado izquierdo, (repite 5 veces)

  • Recuerda hacer todos los movimientos lentamente.
  • Es importante que hagas las pausas en el centro, para evitar que sientas mareo, si llegas a sentirlo, suspende el ejercicio y respira por la nariz hasta recobrar la calma.

3.- HOMBROS. Realiza círculos moviendo solo los hombros, lentamente, primero hacia adelante, y después hacia atrás (repite 5 veces cada uno)

  • Procura mantener la espalda recta.
Anuncios

4.- BRAZOS. Sentado en la silla, con la espalda recta, eleva tus brazos mientras metes aire y los bajas mientras sacas el aire, (repite 5 veces). Ahora al tomar aire, estiras los brazos hacia los lados, y cuando lo saques, trata de abrazarte, (repite 5 veces)

  • No es necesario que lleguen hasta arriba, elévalos tanto como puedas, conforme vayas avanzando, podrás subirlos un poco más.
  • Trata de mantener tu espalda recta.
Anuncios

5.- PIERNAS. Sentado en la silla, estira una de tus piernas hacia adelante, mueve suavemente tu tobillo para subir y bajar sólo tu pie (Repite 5 veces con cada pierna, 3 series). Apoya tus pies en el suelo y trata de levantar una rodilla lo más que puedas y regresa, alterna con la otra pierna (Repite 10 veces con cada pierna).

  • Trata de mantener tu espalda recta.
Anuncios

6.- Para terminar, realiza el ejercicio de respiración. Coloca una mano por debajo del pecho, esto te ayudará a sentir tu respiración, inhala durante 3 segundos por la nariz, mantén la respiración 3 segundos y suelta el aire durante 3 segundos más, (repite 3 veces).

Si te sientes bien, camina un poco por tu habitación, y procura realizar estos ejercicios cada 3 horas si te es posible, pues de esta manera lograrás sentirte mejor en menos tiempo.

Recuerda que el número de repeticiones es sugerido, esto dependerá de que tanto pueda aguantar tu cuerpo, no debes forzarlo.

Esperamos que estos ejercicios te sean de ayuda mientras termina la cuarentena, y te recordamos que es importante que consultes a un fisioterapeuta para que te apoye con el resto del proceso.

Por último, queremos felicitarte por esta gran batalla que estás dando, cuida a tu familia y quédate en casa.

Por: Esther Solano Padrón

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: