Entretenimiento

Disfruta del cuento “El culto mágico”: La llegada.

Por: Francisco Hdez. Verdiguel

El siguiente cuento te hará reflexionar y aprender lecciones que aun no sabias que existían. Relájate y disfruta esta aventura dentro del bosque.

Anuncios


Caminé por un sendero lleno de plantas y árboles. Descendí y, a lo lejos, había una cascada poco conocida. Visitar el pueblo de mi abuela era toda una fortuna, pues aquí poco se sabía del mundo y lo que acontecía.

Anuncios

Siempre que la veía me decía que tenía algo especial, y tendría que descubrirlo pronto o desaparecería. Nunca pude saber a qué se refería pues un día sin más, mi abuela desapareció y nunca la pudimos encontrar.

Cuando entré al bosque para buscar la cascada de la que mi abuela me había hablado, poco había notado que pronto la luz del sol se esfumaría, y quedaría en penumbras. Ya no podía ni ver por donde pisaba, regresar a casa se me estaba haciendo algo sumamente complicado.

Había tanto silencio. Mis pensamientos empezaron a inundarme en escenarios poco agradables.Caí de rodillas al suelo húmedo y empecé a preocuparme.

Pronto pude percatarme que no estaba solo, a lo lejos pude ver como una pequeña llama se levantaba del suelo y me invitaba a seguirla. Entusiasmado, por el misterio hacia una nueva aventura, apresuré mi paso.

Anuncios

Me llevó por un túnel secreto, donde había enredaderas llenas de flores, se escuchaba el correr del agua… así que supuse que había regresado cerca de la cascada.

Poco acertado fue mi pensar, pues había llegado a un lugar iluminado por miles de luciérnagas, en donde al centro había un lago que reflejaba la luz de la luna llena, y en medio de ese lago una isla con una pequeña casita.

La llama flotó por todo el lago hasta llegar a la casa, no había ningún camino por donde pasar para no mojarme. Antes de meterme al agua y nadar hasta la isla, por arte de magia un camino se alzó del fondo del agua; un camino empedrado que me invitaba a cruzarlo. Crucé, temeroso de caerme, pero gracias al brillo de la luna podía ver todo de forma clara. Llegué, cuando lo hice, la llama de inmediato se desvaneció. Toqué a la puerta y un gato bizco de ojos azulados me abrió.

‘¿Por qué tardaste tanto? Ya te estábamos esperando.’ Comentó, de pronto pensé que estaba de nuevo soñando, hasta que una mujer que se mecía enfrente de una pequeña chimenea, me decía que pasara.

Anuncios

Su voz era tan familiar a la de mi abuela, tanto, que por un momento pensé que era ella. Me acerqué y me dio su mano. No podía verla muy bien pues se cubría con una túnica negra. ‘¿Qué ocultas?’ Le comenté mientras la tomaba de su mano. Empezó a reír. Dejó descubierta su cara, me llené de gran asombro, pues era mi abuela pero en joven. Casi caigo al suelo del impacto al verla, sin embargo, ella con su mano movió un pequeño sillón para que me sentara en él.

‘Tu llegada estaba destinada a ser, bienvenido a tu nuevo hogar. Esto no es un sueño. Tocaste el fuego y ahora eres parte del culto. Yo era la bruja que te llevaba a la cueva en medio de la tempestad. Era tu abuela antes de aceptar mi verdad. Vive conmigo esta aventura a lo desconocido, encuentra también tu verdad.’

Pronto me di cuenta que la realidad que conocía ya era algo lejano y del pasado. Muy pronto descubriría mi verdadero propósito en esta vida.

Anuncios

Por: Francisco Hdez. Verdiguel

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: