El Culto Mágico

Escrito por: Francisco Hdez. Verdiguel.

Capítulo 1. La Iniciación

Soñé con un mar lleno de tormentas, los relámpagos caían desde el cielo. Una llovizna intensa caía y me impedía ver a mi alrededor.

Bien pude escuchar que alguien gritaba mi nombre. A lo lejos, dentro de una cueva había una pequeña fogata encendida, amenazada por el viento tan impetuoso que nos envolvía en esta playa. Alguien me gritaba y parecía que los gritos yacían dentro de mi cabeza.

‘Ven, aquí estarás a salvo. No pierdas tiempo. Si no vienes, te van a llevar lejos’.

Corrí a duras penas, con la arena toda mojada y hundiéndome cada vez un poco más. Parecía como si algo o alguien no quisiera que llegara a esa cueva, que tocara el fuego. Cada paso que daba me pesaba más, como si la arena me jalara para adentro.

‘¡No puedo! Grité desesperado’. Mientras dejaba caer todo mi cuerpo sobre la arena. La lluvia que caía sobre mi, pesaba tanto.

 De pronto, cuando pensé que ya estaba todo perdido. Sentí como alguien me jalaba y me llevaba dentro de la cueva. Sentí como unos colmillos tomaban parte de mi playera y a duras penas, me movía por toda la arena.

Un gato todo mojado, me dejo cerca de la fogata, para que mi sangre se calentara.

‘Pesas mucho, casi y no puedo traerte dentro. Quédate quieto, la tormenta te quería llevar mar adentro’.

Sentí una paz intangible, y poco esperada. La tormenta y los truenos ya casi ni se oían. Solo escuchaba el chasquido de la madera quemándose. Y un gato parlante observándome.

‘Bienvenido, joven brujo. Toca el fuego, únete a este, qué es tu culto’. Dijo una mujer que estaba escondida entre las sombras de la cueva. Con cabellos plateados y una gran túnica con una media luna.

‘Toca el fuego, vuelve al origen’. Fue así como acerque mi mano, temeroso de que fuera a quemarme. Lo toqué y entonces lo que vi fue inimaginable…

Desperté de un salto en mi cama, sudado y agitado, eran las doce de la noche.

‘Fue solo un sueño.’ Repetía.

Deja un comentario