Midsommar: el terror no espera la noche

Por: Samuel Daniel Alvarado Rivera

Un grupo de amigos aceptan la invitación de uno de ellos a su aldea en Suecia, para celebrar Harga: un festival de verano que cada 90 años renuevan la tradición y es muy enriquecedor para la elaboración de su tesis. Lo que se pensaba ser unas vacaciones de ensueño y soltería , terminó por ser compartida por Dany la novia tóxica que quería pasar su cumpleaños con su novio y decide unirse al plan. Se desenvuelve en un viaje que podría ser un sueño acompañado de plantas alucinógenas y bebidas desconcertantes de una cultura totalmente desconocida con rituales inquietantes y la vez perturbadores.

Hoy en día este género cinematográfico no es tan visto en la pantalla, pero Midsommar marca un nivel superior de terror sin necesidad de utilizar criaturas o seres mitológicos. La experiencia que viven los actores da pauta a sentir e imaginar el simbolismo con escenas rudas de violencia y terror con muertes bajo el paradigma de lo sutil detonando la soledad y vivir con el duelo del desamor y co dependencia

 

Deja un comentario